¿Qué es la Iglesia del Mainismo?

La respuesta corta, es que La Iglesia del Mainismo es un ambiente único de aprendizaje que apoya la disrupción y la exploración abierta a todas las formas de creación y arte existentes.

La respuesta un poco mas amplia, es que La Iglesia del Mainismo es un espacio de creación, intervención, fabricación, investigación, y aprendizaje, diseñado para crear proyectos autogestionados, digitales y eventualmente materiales, con los cuales sus participantes adquieran nuevos talentos y habilidades al ponerlos en práctica. La Iglesia, pone a disposición de sus participantes, todas las herramientas, intelectuales, digitales y eventualmente físicas, necesarias para crear, permitiendo que se involucren en las actividades de una manera atípica dentro de la educación formal, enfocados en lo pragmático más que en lo teórico.

Desde el inicio, La Iglesia se vio inspirada en el potencial del espíritu transformativo de las historias. Hoy, gracias a la semilla del storytelling, podemos llevar adelante esa misión, haciendo de La Iglesia del Mainismo un templo omnipresente de: diseño, marketing digital y ciencias audiovisuales, que tiene como objetivo preparar profesionales de alta gama, enfocados en el poder de crear, contar, transmitir y perpetuar historias que conecten y transformen realidades con énfasis en su rol como individuo y el compromiso con su entorno, sea cual sea el medio que elijan.

En el núcleo de La Iglesia, esta el enfoque interdisciplinario de la educación MIXTA (Matemáticas, Ingeniería, Ciencias, Tecnología y Arte), que se enriquece con la experiencia individual de cada uno de sus estudiantes, evolucionando así a la par de los próximos lideres creativos, con programas de aprendizaje enmarcados en situaciones del mundo real, para desarrollar pensadores críticos y creadores que tengan sus raíces en las situaciones y particularidades de los tiempos que vivimos.

Enfoque educativo

Nuestra misión en este caso, es rendir tributo a la etiqueta de La Nueva Escuela, al desligarnos de lo tradicional y ofrecer una experiencia de comunidad que inicia con un individuo ágil y responsivo a resolver y cambiar:

Los problemas y compromisos contemporáneos
Le da prioridad al humanismo y la cultura en los sistemas y ambientes de las clases cursadas, con un enfoque que se basa en el pensamiento creativo y las artes criticas.

Aprendemos haciendo
Esto no es un concepto nuevo, especialmente en la educación formal, y es fundamental para crear. Algunas palabras para describir este concepto son: curiosidad, construir, inventar, intervenir y crear.
Estas palabras conjuran imágenes de la utilización de los experimentos y el contacto directo para mantener la motivación y estimular el aprendizaje.

Auto-gestionado y entretenido
Tener la libertad de dirigir tu propio aprendizaje es un elemento fundamental en la motivación. Las ideas y los proyectos giran en torno a resolver problemas personales, locales, incluso globales, pero con significado personal. Este problema es desglosado en partes, para identificar qué habilidades y conocimientos que aún no poseen necesitan, y comienzan a adquirirlos al mismo tiempo que trabajan en su proyectos. Es un ambiente de juegos, de disrupción del statu quo, y de exploración personal, que resulta en que los participantes crean algo por lo que sienten orgullo mientras enfocan su aprendizaje en lo que realmente les mueve.

Compartir
En la cultura “Mainista”, los Creadores no solo comparten sus proyectos terminados, también comparten el proceso con el cual fueron creados, y de esta manera se establece una relación de simbiosis entre el público, La Iglesia y los creadores, en donde aprendemos con el creador en su proceso y el público comparte su experticia, curiosidad y ánimos para hacer del proyecto un logro común. De esta manera se generan tutoriales o guías (Bibliotecas) para ayudar a otros, no solo a crear proyectos similares, también a compartir, a intervenir, y mejorar los procesos mediante el mismo método.

Trabajamos en público
La creación puede suceder en un solo lugar, pero se comparte globalmente, compartiendo a través de las redes sociales, blogs, páginas web, etc., el proceso, los códigos, el diseño, consejos, y lo aprendido, video tutoriales, guías, planos, son solo algunas de las cosas que podemos compartir para mantener a nuestra comunidad motivada, informada y en constante aprendizaje.

NOSOTROS hacemos un cerebro más grande que el YO
Trabajar con otros en un proyecto de interés personal es común, en la comunidad “Mainista”, los individuos colaboran compartiendo sus habilidades, conocimiento, y consejos para lograr un objetivo. Algunas veces esto sucede localmente, o en algún evento, o foro online. Al acceder a lo que podríamos definir como el “conocimiento colectivo” que se constituye por una infinita lista de individuos que podrían tener presencia alrededor del mundo, los creadores pueden alcanzar el mejor resultado para su proyecto y para su aprendizaje.

Misión

Los alumnos de La Iglesia, son diseñadores, artistas y aprendices que aprenden a aplicar las capacidades transformativas de las historias de forma creativa, responsable y con un propósito.

Visión

El futuro de La Iglesia, tomara forma por los valores que lleva en su centro mismo: Innovación curricular, métodos colaborativos, usos disruptivos de la tecnología, y experimentación. Como miembro de La Nueva Escuela, La Iglesia comparte una visión institucional que se alinea y cambia con la economía global, la sociedad y el ambiente, que al mismo tiempo mantiene vivo nuestra misión y valores.

La creatividad, innovación y el deseo de retar al status quo en ambos aspectos, el como y el que enseñamos y las ambiciones intelectuales de La Iglesia en si misma. El compromiso social, el ofrecer una experiencia académica que ayude a los estudiantes a convertirse en ciudadanos comprometidos de forma critica a resolver problemas y contribuir al bienestar social.

¿Cuál es el perfil de un o una “Mainista”?

Los miembros de La Iglesia, se caracterizan por un interés en mezclar diversas técnicas de forma creativa y colaborativa para resolver problemas simples y complejos de áreas específicas. Las aulas virtuales son producto de la curiosidad infinita de sus participantes y creadores, apuntando a comunidades organizadas con talentos, habilidades, herramientas, materiales y, lo mas importante, participantes que quieren compartir su experiencia tanto previa como la recién adquirida.

¿Qué son las Bibliotecas?

Las bibliotecas siempre han jugado un rol dentro de la comunidad para compartir saberes, durante años han evolucionado, desde los libros físicos, cintas de audio y video, hasta el acceso a Internet, por lo tanto no es un salto inimaginable el re-imaginar tales estructuras como espacios vivos para aprender, experimentar y crear. En La Iglesia, una Biblioteca es el lugar en donde todas las actividades relacionadas con una clase quedan almacenadas para futuras referencias. Creando de esta forma un lugar donde las comunidades con intereses similares pueden reunirse a compartir preguntas, respuestas, experiencias, recursos y alternativas que se actualizan tan pronto como sus usuarios hagan click en el botón de “publicar”.

¿Cómo funcionan Las Clases?

La Iglesia como un ente vivo, se alimenta de las experiencias de sus alumnos, tanto como de la experiencia de los profesores, cuyo rol principal es el de animar a los alumnos a explorar al crear, mientras aprenden a administrar recursos y a tomar en cuenta factores del mundo real al trabajar solucionando sus propios problemas y los de sus comunidades cercanas, logrando un equilibrio entre la curiosidad, la innovación, la responsabilidad social y el rol administrativo/jurídico en los estudiantes desde el principio de sus carreras. Las clases obligatorias nacen a partir del pensum creado por Los Supervisores Académicos de La Iglesia del Mainismo haciendo énfasis a las áreas criticas identificadas en las practicas y observaciones generales. Los alumnos pueden crear sus propias clases, adaptándolas a sus necesidades, creando sus propias referencias, bibliotecas y soluciones que luego vienen a enriquecer nuestro pensum y la manera de aplicarlo, haciendo la relación Institución/Alumnado una de total simbiosis y retroalimentación, en donde una no es más importante que la otra, si no, que, ambas crean un ente en constante crecimiento, evolución, aprendizaje y cambio.

Pero… ¿por qué?

Porque existe un universo de creadores que utilizan una mezcla de habilidades artesanales y digitales para hacer y compartir sus historias y generar soluciones efectivas de forma recreativa, para beneficiar a una comunidad y a ellos mismos, y nadie parece estar atendiendolos.

Este movimiento, a pesar de su nombre, se describe con una estructura horizontal, lo que significa que no está organizado por ningún ente gubernamental, o líder inspirador. En el corazón del movimiento están los individuos con habilidades para crear y pasión por compartir, esto es lo que forma la Comunidad Mainista.

Muchos son entusiastas, sin educación formal en las áreas de su interés, pero motivados a aprender y a compartir sus habilidades en un espacio comunal, son niños, adolescentes, adultos, adultos mayores, de todos los caminos de la vida, con diferente status social, económico, educativo y profesional, todos con un amor compartido, el de crear.

¿Por qué creamos?

Las personas crean proyectos que tienen un significado profundo para ellos, ya sea para resolver un problema en casa, en la escuela, en su lugar de trabajo, en su comunidad, o… simplemente porque les divierte resolver problemas.

Algunas de las personas con estas características en particular pertenecen a oficios como: Carpintería, herrería, costura, tejido, artesanía, creación digital, esta última cada vez más popular, ya que el material utilizado para la creación digital son ceros y unos, por lo que es mucho mas fácil y barato experimentar con ellos, y en ella nos queremos enfocar, sin perder de vista todo lo anterior, de hecho, queremos darle a todos los demás oficios las habilidades audiovisuales y digitales para crear profesionales redondos en todas las áreas, que puedan llevar sus propias paginas web, redes sociales, sus campañas publicitarias, contar su propia historia, crear su propio contenido con conocimiento semiótico, de branding y marketing, para así, enriquecer la mitología que rodea cada una de sus áreas.

La creación digital que queremos compartir, incluye pero no se ve limitada por:

Programación, Hardware, Robótica, IoT (Internet de las cosas), Marketing Digital, Diseño Gráfico, Big Data, Branding, Storytelling, entre otros.

¿Un templo de creación?

Un templo de creación es eso, un espacio, físico y/o digital. Lo que realmente lo hace especial es la gente que lo ocupa con su pasión, sus proyectos, y el despliegue de todo su espíritu creativo, esto a su vez puede influenciar en la mentalidad de aquellos desmotivados por la educación formal, viendo estos espacios como complemento o fuente principal de su educación, uno que está enfocado en la mentalidad de probar nuevas cosas, y en apoyar las nuevas ideas.

Crear es lo que hizo posible el mundo en que vivimos, y en La Iglesia del Mainismo creemos que eso incluye tu forma de aprender y la de tu comunidad, por tanto, El Templo es diferente según quien lo visite, porque no todos los individuos o todas las comunidades tienen los mismos problemas o necesidades.

¿Cuáles características apoyamos al crear una cultura que respalda desde su núcleo, la creación?

Tomar riesgos: Estamos más motivados a intentar nuevas y diferentes cosas. no tener miedo a cuál pueda ser el resultado, porque sabemos que independientemente del mismo, aprenderemos, enseñaremos y nos divertiremos.

Ser disruptivos: Si vas a tomar riesgos, tienes que sentirte cómodo con el concepto de fallar. Mientras más grande el riesgo, más grande el potencial para fallar, pero más grande la recompensa, fallar no es el fin, es solo el inicio de un nuevo intento.

Ser apasionados: Si vas a hacer algo, da todo de ti, la pasión debe ser lo que te guíe, pero no lo que te domine, una pasión temperada es donde el éxito puede ser encontrado. si vas a hacer grandes cosas, hazlas con la pasión que solo tu podrías darle al proyecto.

Ser inclusivos: Crear es una labor colaborativa, y solo podemos ser tan buenos creadores como la comunidad a la que pertenecemos. Diferentes culturas, experiencias de vida, ideas y mucho más puede salir de la comunidad para ayudarnos a crear cosas increíbles. Abrir la puerta a todos es abrir las puertas a las ideas que pueden cambiar el mundo.

Ser hackers: Toma algo y piensa en nuevas maneras de usarlas, mezcla, re-mezcla, y mezcla de nuevo, hasta que crees algo nuevo y hermoso. Algunas de las mejores cosas en el mundo han sido creadas al mezclar lo que ya existe. Siéntete cómodo al desarmar las cosas y volver a armarlas, ser un hacker es una manera increíble de crear nuevas cosas y de entender cómo funcionan.

Ser artistas: Todos lo somos, sólo que usamos medios diferentes, arcilla, metal, bits, palabras, notas, óleo, vectores, todo es arte, y estas son parte del enfoque de educación MIXTA (Matemáticas, Ingeniería, Ciencias, Tecnología y Arte) al que nos aproximamos en La Iglesia del Mainismo. Todo esto, lo vemos como parte de la mentalidad de los creadores, y son ingredientes clave para una comunidad saludable que puede cambiar la manera en que la educación formal es vista y la manera en que nos enfrentamos a los problemas. Es extremadamente importante que todos se sientan bienvenidos, y que exista ese sentido de comunidad y apoyo en ellos. 

Comentarios